BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Cómo manejar un Berrinche o Pataleta

Cómo manejar un Berrinche o Pataleta
 
   

Un Berrinche/Pataleta/Rabieta simplemente es la expresión de enojo o frustración hacia una situación que no es agradable o que no va con lo que se quiere hacer en el momento. Es una reacción TOTALMENTE NORMAL en todos los niños, con o sin condición especial, en esta reacción los niños pueden gritar, llorar, agredir, o hasta retener la respiración. Este caso es algo "manejable" y en la que el niño tiene control de su comportamiento la mayoría de veces (aunque en ocasiones fuertes, si no se controla se puede tornar en una crisis sensorial y su atención es diferente), es decir, el niño cambiará su actitud cuando obtenga lo que quiere, se llegue a un acuerdo mediante negociación o se canse.

En este tema hay muchas vertientes y opiniones, todos dicen tener la verdad en sus manos, sin embargo, ninguna familia es igual a otra, ningún niño es igual a otro, por ende no todas las técnicas funcionan con todos los niños. Les voy a dar mis recomendaciones desde mi experiencia como madre de un niño con Autismo, cómo lo hemos manejado según las técnicas aprendidas y desde mi perspectiva de una crianza consciente adaptada al caso:


1. Observar, es más fácil identificar un berrinche a una crisis sensorial, pues por lo general el berrinche es por algo a lo que decimos NO, algo que quitamos o cambiamos y que a ellos les molesta o algo que queremos que haga y ellos no quieren. Ejemplo: Quitarle el celular/tablet o algo que les guste mucho.

2. Entender que un berrinche es una expresión de enojo/frustración ante algo que no pueden expresar, es totalmente normal en todos los niños y no hay por qué avergonzarse o avergonzarlos a ellos, pues no es nada malo, ni es de niños "Malcriados" (a menos que tú los estés criando mal), simplemente hay que darle las herramientas para que aprendan a canalizar sus emociones de una mejor manera y puedan comunicarse para darse a entender (aún cuando no hablen)

3. Hablarle con palabras cortas y directas, sin rodeos, en tono medio y sin gritar, siempre desde la calma, explícale con frases cortas y pausadas que entiendes su molestia y el porqué de tu acción. Ejemplo: Estás molesto, quieres la tablet, ya terminó tu hora, mañana la tendrás nuevamente

4. Intenta negociar para bajar la presión y distraerlo pero no entregándole lo que te pide mediante el berrinche. Ejemplo: Quieres jugar, te puedo dar un puzzle, pero no la tablet

5. Identifica sus emociones, al finalizar el berrinche ya sea por negociación o porque se dio cuenta de que debe buscar otra actitud para obtener las cosas, siempre habla con tu hijo identificando sus emociones y haciéndole saber cuál es la mejor manera expresarse. Ejemplo: Estás aburrido, señala un juego sin gritar ni patear.

6. JAMÁS IGNORARLOS O DARLES LA ESPALDA, mucho menos si están en la calle, recuerden que nuestros niños tienen arranques de impulsividad y no miden los peligros, si los ignoramos en medio de un berrinche puede ocurrir un accidente.  Además, puede que se convierta en una Crisis Sensorial, los berrinches hay que atenderlos ya que cuando la frustración es muy grande puede abrumar al niño y sobrecargar sus sentidos haciendo explotar una Crisis Sensorial

7. No utilizar la violencia (física o verbal), recordemos que en todo momento estamos educando desde el ejemplo, si enseñamos que la solución a algo que no nos gusta es la violencia, nuestros hijos reaccionarán igual, entonces pasarán de un simple berrinche a una agresión.

 

Es importante diferenciar el Berrinche de una Crisis Sensorial ya que su atención es completamente diferente, hay que atender el berrinche SIN COMPLACER AL NIÑO dejando claro que con su actitud no llegará a nada, que por medio de la conversación y la negociación se pueden encontrar soluciones, hay que señalar siempre las emociones que siente para que aprenda a identificarlas y manejarlas por sí solo, y finalmente siempre encuentren una solución juntos para que no se sienta frustrado y la próxima vez trate de obtener algo lo haga mediante negociación en vez de berrinche.

 

Comentarios