BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SERVICIOS
SOBRE MÍ
CONTACTO
SERVICIOS
Sesión 1 a 1
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Una Nueva Etapa Familiar, Un Nuevo Comienzo para Juan

Una Nueva Etapa Familiar, Un Nuevo Comienzo para Juan
   

Ayer fue la inauguración de una nueva etapa para todos, para Juan Andrés y para nosotros como familia. Ya les había contado en mis redes sociales que nuevamente estábamos haciendo cambios importantes en la manera de educar a Juan, como ya saben, desde hace 4 años Juan no está en escuela regular, lo último que escribí sobre este tema fue nuestra experiencia intentando incluir a Juan en colegios regulares acá en Quito – Ecuador en el año 2015 y pues les compartí en un artículo muy sentido nuestra experiencia en un colegio Montessori supuestamente de inclusión, la verdad es que no sólo el rechazo y la exclusión escolar han sido las únicas razones por las cuáles decidimos finalmente no escolarizar a Juan Andrés, pues han sido muchos cambios y muchas cosas las que nos hicieron reflexionar sobre su vida, su desarrollo como ser humano y tomar la decisión de no escolarizar a Juan Andrés. Hemos pasado por varios tipos de educación alternativa (o no convencional) incluyendo Homeschooling y Unschooling, pero surgió una oportunidad en una comunidad educativa no convencional y después de pensarlo bien decidimos probar.

Esta comunidad no es una escuela regular pero si hace inclusión, es decir, la mayoría son niños neurotípicos pero también hay varios niños con diversidad funcional. Es algo así como una comunidad de homeschoolers, no se rigen totalmente por el ministerio de educación, es decir, no imponen “el sistema” a los niños, usan pedagogía Waldorf y su educación es alternativa con enfoque al SER y a las cosas básicas e importantes de la vida. Les enseñan a conectarse con la naturaleza y con las personas a su alrededor. No tienen calificaciones o notas, no miden a los niños con números que fomentan una competencia de quién es mejor, o quién es “bueno” o “malo” estudiando, no mandan tareas / deberes para la casa, pues su prioridad es que el niño sea niño, que juegue y disfrute aprendiendo, no usan textos escolares ni el pensum de estudios del sistema educativo convencional, no usan uniformes y sobre todo, su enfoque va en "Todos somos diferentes y únicos".

Si bien aprenden cosas como lenguaje y matemáticas, todo lo basan en juegos, canciones, poesía y arte, la expresión corporal es indispensable y nos hablan de que las manos son "instrumentos de salida, no de entrada", es decir, que cuando Juan escriba es porque aprendió a expresar lo que tiene en el corazón y no que aprendió de memoria las sílabas. El 80% del lugar es tipo campo, de hecho Juan estará en contacto con animales de granja, tienen un huerto orgánico que los niños cuidan y del cual se alimentan también. Como pueden ver, no es una institución “regular” y es por esto que decidimos intentarlo. La verdad tenemos una mezcla de emociones, estamos felices, nerviosos, asustados y esperanzados al mismo tiempo pero sin crearnos altas expectativas por precaución, después de tener las experiencias anteriores pues, ustedes me entienden. Pero si hay algo que nos contenta es que en la inauguración del año escolar, a Juan le gustó tanto que quería empezar clases de una vez, me pedía un lápiz y un cuaderno.

Nuestro 1er Día De Clases

El jueves pasado comenzó todo, fue un sube y baja de emociones, Juan Andrés comenzó clases en horario regular y yo estaba más presionada y nerviosa que él. Mi mayor preocupación era cómo pudiese reaccionar Juan Andrés al subirse al transporte escolar, pues era primera vez que iría así al colegio. El día anterior conversé con las personas del transporte y les expliqué que Juan tiene Autismo y les dejé algunas instrucciones, también les pedí ir con él en el transporte los primeros días para que se acostumbrara y no se asustara. Así fue, pero para mi sorpresa la asustada y estresada fui yo. Juan se subió al bus corriendo como si nada y se olvidó de mí ¡casi me dejan! Me subí corriendo y di las instrucciones y expliqué posibles episodios, pero Juan se comportó como un niño más, se dejó el cinturón de seguridad sin problemas, fue sentado en el medio y no se molestó por ver por la ventana como siempre hace en el carro, iba cantando y nombrando sus animales en inglés como siempre, en ése momento era el niño que llamaba la atención en el bus, pues todos los demás iban tímidos y calladitos, pues también era su primer día, luego se subió la última niña antes de partir a la escuela, esta niña también era particular, llegó muy feliz y hablaba muy alto, me parece que también era diferente como Juan, por su forma de hablar y de reírse, el tipo de conversaciones y la dulce inocencia en su mirada, era más grande, como de 12 años, sacó unas cartas y se puso a jugar UNO con los niños más grandes, ahí Juan bajó la voz y sólo miraba lo que hacían pero se mantuvo tranquilo durante todo el viaje.

 Al llegar al colegio se bajó corriendo para unirse a la ronda que ya estaba empezando ¡Tuve que llamarlo para despedirme! Se regresó corriendo, me dio un beso y me dijo: "CHAO MAMÁ" Me dejó ahí en el sitio, sorprendida, emocionada, feliz pero a la vez con ganas de llorar, pero estaba feliz por él, Juan se fue feliz a su ronda. Yo intenté tomar un par de fotos que me pidió mi esposo pero no pude acercarme y tampoco quise interrumpir (aunque no era la única), total es que me fui y no me lo podía creer, pero estaba feliz. Decidí no buscarlo en la tarde y dejar que se viniera solo en el transporte a ver qué pasaba ¿Y qué pasó? ¡Nada! Juan vino de lo más normal y feliz… hasta que se dio cuenta de que había llegado a la casa, se puso bravo y se quería devolver en el transporte para el colegio. No sé si algún día sepa qué pasó por su cabecita ése primer día de clases porque Juan no cuenta las cosas, pero definitivamente ésta fue una buena señal.

¿Cómo pasó el día en casa? Bueno, un poco alterado y sensible, todo le molestaba y andaba a millón por toda la casa, creo que recibió muchos estímulos en el colegio y estaba haciendo su mayor esfuerzo para adaptarse.

Nuestro 2do Día De Clases

Juan se levantó solo temprano y cantando, comió y estuvo listo antes de la hora, se fue al cole FELIZ, lo acompañé para llevar el resto de los útiles escolares y aproveché de hablar con la psicóloga, la cual me confirmó que efectivamente para ser su 1er día estuvo muy bien, pero no exento de un par de crisis sensoriales, no quiso comer y estuvo muy intranquilo y sentimental, sin embargo, hizo un vínculo afectivo con su maestra titular y con su maestra de inglés, ambas pudieron contenerlo y hoy al llegar vi cómo buscó directamente a su maestra después de despedirse de mí.

Me propusieron buscarlo más temprano mientras se adapta para no saturarlo de estímulos y la verdad nos fue muy bien, los abuelos lo buscaron más temprano y la buena noticia fue que ¡No hubo crisis! Y todo el mundo sorprendido porque esta vez sí comió, pero sólo el brócoli y 3 mandarinas, me dijeron que fue el único niño que se comió los vegetales y las frutas. Entonces damos el saldo como positivo a pesar de que en casa todavía está muy sensible y ansioso. Y sí, volvió a hacer berrinche al llegar a casa.

Después de 3 días en Inclusión

Sigue un poco ansioso y sensible, pero bastante contento y más adaptado a su colegio, lo llevó su papá y lo dejó igual en la puerta del colegio, con un beso y un “CHAO PAPÁ” que le movió las emociones como a mí, feliz pero con ganas de llorar, Juan se está adaptando a su colegio muy bien y esperamos que pueda seguir adelante, es toda una experiencia para nosotros, después de 4 años sin escolarizar y que nuestra única experiencia positiva haya sido en el jardín con 2.5 años es algo que nos mantiene a la expectativa de cualquier cosa que pueda pasar, simplemente, esta vez esperamos que todo sea positivo con mucha esperanza.

Comentarios