BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Mi hija sí es de este planeta

Mi hija sí es de este planeta
 
   

Caso: Síndrome de Asperger

 

Soy María Rivas Moreno, tengo 45 años, vivo en El Vigía, estado Mérida, docente, graduada en educación preescolar, culminé hace un año una maestría en gerencia educativa. Tengo dos hermosas hijas, divorciada desde hace 8 años, la mayoría de veces estoy contenta y muy poco me molesto, mis dos hijas son mi razón de vivir y de seguir adelante para enfrentar las circunstancias de la vida; a una de mis hijas, Leidy Vivas, el año pasado en octubre la diagnosticaron de Síndrome de Asperger. Para mí fue sorprendente el saber este diagnóstico, pero como mi niña investiga mucho ya tenía conocimiento sobre esta condición y me explicó mucho acerca del Síndrome de Asperger.

 

Leidy tiene 16 años y le gusta: la ciencia, literatura, psicología y su música como la música clásica, la instrumental, el rock, etc. Desde que estaba en mi vientre se movía demasiado, como si tocara un instrumento musical y era por eso que la ginecólogo me decía: "esta bebé va a ser muy inteligente” y ella (la Dra.) observó en los ecogramas desde que tenía 4 meses de embarazada que Leidy estaba sentada y decía que parecía un Buda y duró en esa posición 4 meses. Luego, al nacer y al cumplir un par de meses Leidy era hiperactiva, a los 3 meses se calló de la cama pero calló enrollada en sábanas (menos mal), gateó poco y aprendió a caminar con facilidad pero se le dificultaba porque temía caminar sola, eso fue al año. A los 3 años la inscribí en el preescolar pero no se adaptó porque me decía: no me gusta. Al ver esta situación la retiré y la inscribí en la guardería desde los 4 a los 5 años, siendo muy bonita su estadía, le decía de cariño a la cuidadora “tía Judith”, la señora Judith me dijo que Leidy jugaba poco y casi no se relacionaba con los niños.

 

Cuando cumplió los 5 años la inscribí en una escuela llamada Chiguará, fue siempre grato su preescolar y le gustaba jugar con dos niñas, en especial una de ellas llamada Carelis. Al pasar al 1er grado fue un poco fuerte porque la docente siempre me ponía quejas de Leidy, diciendo: se comporta mal, habla mucho, etc. Y yo consideraba que para su edad era normal y la orientaba, en una oportunidad la docente le pegó con una tabla por las manos, al saber esto reclamé la situación; en los recesos solía jugar imitando a Las Chicas Súperpoderosas y con su amiguita se comportaban como exploradoras.

 

Decidí retirarla de esa institución e inscribirla en el colegio Santa Teresita, al iniciar el 2do grado la docente era excelente a excepción de la docente de inglés que no motivaba a Leidy a estudiar para los exámenes. En el 3er grado le fue mal porque la profesora era pedante, odiosa y tenía preferencia con otros niños, hasta me citó en una oportunidad y nos levantó un acta  a mi niña y a mí. Después de este grado los demás fueron excelentes, en 6to grado evaluaron como en bachillerato para preparar a los niños y a Leidy le fue muy bien.

 

Desde 1er año hasta hoy día, 5to año fue y ha sido fuerte en cuanto al comportamiento de sus compañeros, se han encargado de dañar el buen desenvolvimiento en muchas áreas de Leidy, excepto la académica y desde que la diagnosticaron le han hecho malos comentarios.

 

Para abril del 2014 se nos presentó una situación fuerte y triste porque sufrió de depresión y ansiedad y tuve que llevarla a 3 psiquiatras y a un neurólogo y al realizarle todos los estudios, supimos que tenía epilepsia y unas anomalía en el cerebro, también tenía el cerebro inflamado pero con tratamiento eso se logra curar, solo hay que hacerle otros estudios luego para saber cómo anda todo.

 

Llegamos a donde la Dra. Evelyn, psiquiatra infanto/juvenil especialista en Síndrome de Asperger, que junto con la psicopedagogo luego de varias sesiones de estudio la diagnosticaron y que a pesar de su situación con el bachillerato es excelente estudiante, participa en clases e interviene cuando le gusta un tema.

 

Tenía deseos desde niña de estudiar medicina pero cambió esa decisión porque es una carrera muy fuerte para ella, no porque no pueda sino por cómo es ella, además tiene deseos de hacer otras cosas y no solo dedicarse a su carrera, estudiará psicología social y audiofoniatría y se especializará en Autismo para dedicarse a esas personas que necesitan un diagnóstico y terapias por un especialista.

 

Con terapias y ayuda de sus médicos Leidy podrá ir mejorando algunas cosas y enfrentarse sola ante la vida y las situaciones que se le puedan presentar.

 

A todas las mamás especiales les quiero decir que, acepten el diagnóstico, que sus hijos no son ninguna etiqueta, no es lo que tienen sino lo que son, no nos limitan en nada, al contrario, a través de sus experiencias nos permiten aprender nuevas cosas, sobre todo nos hacen ver la vida de otra manera. Ayúdenlos en lo que puedan, apóyenlos, y sobre todo denle mucho amor, defiéndanlos ante la ignorancia, irrespeto e incomprensión de la gente, denle seguridad, y sean sus segundas terapeutas.

Nota: puedes leer más historias de otras madres de niños con necesidades especiales aquí. Y si quieres publicar tu historia aquí te digo cómo hacerlo.

Comentarios