BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Estrategias para el Control de Esfínteres

Estrategias para el Control de Esfínteres
 
   

Hice una recopilación y filtrado de todas las técnicas, recomendaciones y estrategias que me han funcionado y las que pienso que pudieron funcionar si no hubiese cometido algunos errores. Las dividí en 3 etapas para que puedan comprenderlas fácilmente. Como siempre le digo a las mamás, no existe ninguna fórmula mágica para el proceso de Control de Esfínteres, cada Mamá Especial conoce a su hijo y vive una experiencia diferente, pueden probar las próximas estrategias y adaptarlas a su caso, todo es válido mientras respeten las Reglas de Oro y se hayan hecho las 3 preguntas antes de retirar el pañal. A continuación algunas estrategias recomendadas:

 

Etapa I: ¿Cómo comenzar?

 

  • Una vez que tengamos el registro sobre las horas y frecuencias de las necesidades de nuestros peques, pondremos nuestros relojes con alarmas para estar atentos a la hora de ir al baño, debemos estar pendientes de las señales como gestos, sonidos, si puja, si se va solito o se esconde, etc.
  • Presentemos el baño y demostremos con ejemplo el para qué sirve (propiciar la imitación), sin pena deja que te vea y ve narrando todo con palabras cortas. Si es niño es recomendable que vea a su papá ya que tienen "cosas" iguales
  • Si logramos identificar el momento previo lo llevamos al baño, quitamos el pañal y esperamos que haga, comenzamos contando 5 min, aumentando poco a poco el tiempo hasta llegar a 10 ¡No más! Si no hizo colocamos el pañal nuevamente sin estresarnos
  • Prueba varias opciones hasta que logre escoger una donde se sienta cómodo, en el inodoro, con o sin reductor, con o sin banquito, en el orinal, etc.
  • La 1ra vez que haga pipí lo celebramos y le volvemos a colocar el pañal, recuerda actuar normal y no presionar ni apurar, ya luego de que haga 3 veces sin problemas le presentamos la ropa interior y le explicamos con ejemplo (imitación) para qué sirve y que todos los usamos a diario

 

Etapa II: ¿Cuando retirar el pañal?

 

  • Una vez que el niño esté familiarizado con la rutina del baño, haya hecho pipí al menos 1 vez (yo recomiendo 3) y no ponga resistencia entonces podemos quitarle el pañal pero OJO: sólo cuando esté en casa y se lo pondremos para salir y para dormir
  • Establece tiempos para ir al baño llevando el registro y contando el tiempo, al principio cada 20 min, luego vas aumentando el tiempo a medida que te lo indique el registro. Así puedes medir la capacidad que tiene para aguantar
  • Trata de mantenerlo sentado hasta 10 minutos, al principio puedes usar algún juguete que lo distraiga para que no sienta presión, pero no es recomendable dejárselo todo el tiempo ya que puede que no se concentre en hacer sus necesidades sino en jugar. ¿Qué hacer? Ve recortando el tiempo con el juguete y recordándole que está ahí para hacer pipí/popo, hasta llegar al momento en que te sirva de reforzador, es decir, se lo entregas después de que haga en el baño
  • Al llevarlo al baño repite la palabra pipí o popo (según el objetivo) varias veces señalando el Material de Apoyo Visual y utilízalo en cada paso del proceso (bajar pantalón, bajar ropa interior, sentarse, etc.) siempre facilitando la independencia
  • Si por sorpresa va solo y se moja la ropa o chorrea fuera del inodoro, ignora el incidente por un rato y festéjale la acción que aprendió, incentiva al niño a que lo siga haciendo, cuando se distraiga del proceso enséñale que está mojado y que se debe cambiar, más adelante podrás ir corrigiendo detalles, pero siempre sin reproches para que no sienta que todo lo hace mal

 

 

Etapa III: Salir de casa sin pañal

 

  • Cuando reduzcamos los accidentes a máximo 2 veces al día, tengamos claras las horas efectivas de ir al baño y estemos seguros del tiempo que aguanta es cuando podemos comenzar a salir de casa sin el pañal. Iniciamos con salidas cortas y siempre llevando el tiempo para que al niño pueda ir y venir sin hacerse en la calle, así vamos poco a poco aumentando el tiempo fuera y aumentando su confianza en el proceso
  • Cuando nos toque llevarlo al baño fuera de casa explícale las diferencias (ruidos, olores, desconocidos, etc.), sobre todo si hay que modificar un poco la rutina (no sentarse o limpiar bien antes de sentarse, agregar un protector de inodoro, no tocar los alrededores, etc.)
  • Si ocurre un accidente en la calle actúa igual que en la casa, no ha pasado nada... te ensuciaste y debes cambiarte ¡Listo! (Por supuesto siempre lleva un par de mudas de ropa y toallitas húmedas)
  • Al superar los accidentes en la casa y en la calle podemos comenzar a evaluar la retirada del pañal nocturno, sin apuros y con mucha PACIENCIA. Este proceso lo considero aparte y se los explico aparte ya que a veces es más complicado y trabajoso
  • Es IMPORTANTE avanzar poco a poco en cada paso, sin importar que nos tardemos meses, recuerda que el ritmo lo lleva el niño y debemos evitar a toda costa el retroceder en algún paso y tener que volver a poner el pañal
  • Debes organizarte y mantener el orden y la cordura todo el tiempo (es difícil, lo sé), este trabajo requiere de sistematicidad, tiempo y paciencia. Sólo así lograremos el éxito con nuestros niños

 

Recuerda que este hábito de higiene y autocontrol tiene mucha importancia para la integración social del niño en todos los entornos, sobre todo el escolar y es un gran avance familiar el fomentar un gran paso de autonomía personal.


Te recomiendo leer también "Reglas de Oro en el Control de Esfínteres"

 

Comentarios