BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Importancia de un Consumo Adecuado de Fibra en la Infancia

Importancia de un Consumo Adecuado de Fibra en la Infancia
 
   

** Las siguientes recomendaciones son generales, no pertenecen a una dieta en específico, si algún elemento está prohibido en su dieta personal, por favor siga las instrucciones de su médico**

 

La fibra alimentaria es componente de alimentos de origen vegetal y que el organismo humano no es capaz de digerir ni absorber. Desde el punto de vista nutricional, no es un nutriente, ya que no participa directamente en procesos metabólicos básicos del organismo. No obstante, la fibra alimentaria desempeña funciones fisiológicas sumamente importantes. La razón por la que el organismo humano no puede procesarla se debe a que el aparato digestivo no dispone de las enzimas que pueden hidrolizarla. Esto no significa que la fibra alimentaria pase intacta a través del aparato digestivo, las enzimas de la flora bacteriana fermentan parcialmente la fibra y la descomponen en diversos compuestos químicos.

 

No existen estudios suficientes que avalen la necesidad de fibra en los primeros 2 años de vida, sin embargo ésta ha demostrado aumentar la salivación (lo que induce mineralización dentaria) y tener importantes funciones para la salud en etapas posteriores, por lo cual se recomienda incorporar fibra dietética desde el segundo semestre de la vida.

 

Algunos beneficios importantes de consumir fibra son:

 

1. Regulariza la función del intestino y favorece la proliferación de bacterias beneficiosas, por lo que se asocia a un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, prevención del cáncer de colon, enfermedades metabólicas y desórdenes digestivos.

2. Retarda el vaciamiento gástrico y acelera el tránsito intestinal evitando el estreñimiento, un problema gastrointestinal bastante frecuente entre los más pequeños.

3. Poder desintoxicante, pues evita que los desechos estén demasiado tiempo en los intestinos

4. Gracias a su poder saciante contribuye a prevenir la obesidad y el sobrepeso.

 

Las mejores fuentes de fibra dietética son los cereales y panes integrales, salvado de trigo, afrecho, arroz integral, cebada y avena en hojuelas o entera. La fruta, de preferencia entera y con piel como las manzanas, naranjas, bananas, ciruelas y peras. Vegetales tales como los guisantes, alcachofas, papas con piel, tomate. Leguminosas o granos como las caraotas, habas, lentejas, frijoles y garbanzos.

 

Consejos para agregar fibra a la dieta de los niños

 

Según el Consejo Nacional de la Fibra, la mayoría de los niños consumen la mitad o menos de la cantidad de fibra diaria recomendada.

1. Elegir panes de grano entero y productos de panadería en lugar de productos refinados

2. Aumentar el consumo de frutas (en brochetas, en trozos, piezas enteras), al menos dos piezas al día

3. Agregar germen, salvado de trigo o semillas de chía o linaza sobre trocitos de fruta o yogur en meriendas o snacks

4. Sustituir arroz blanco por arroz integral y pasta regular por pasta integral o de quínoa, a los cuales se le puede agregar vegetales o granos

5. Agregar vegetales como zanahoria, cebollín, ajoporro, pimentón y cebolla a las salsas casera de tomate

 

Una cantidad adecuada de fibra es importante, un exceso puede significar una reducción importante en la densidad energética así como también puede producir déficit de algunos micronutrientes. Por ejemplo la fibra alimentaria posee lignina, presente en semillas y vegetales de hoja verde, que no permite que se absorba el hierro en el intestino, ya que forma compuestos insolubles que se eliminan por heces. Para conocer la cantidad de fibra al día debe consumir un niño podemos hacer un cálculo muy sencillo. Según las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría, a la edad del niño hay que sumarle 5 gramos de fibra dietética. Es decir, que un niño de 1 año debe consumir 6 gramos diarios de fibra y uno de 4, unos 9 gramos diarios. Los menores de 1 año pueden consumir entre 5-8 gramos/día.

Comentarios