BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
EBOOKS
SERVICIOS
SOBRE MÍ
CONTACTO
SERVICIOS
Sesión 1 a 1
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Crisis De Insomnio En Niños Con Autismo

Crisis De Insomnio En Niños Con Autismo
   

Muchos peques con autismo presentan crisis de insomnio, lo que ocasiona un difícil desempeño en sus actividades diarias, conductas de irritabilidad, crisis de ansiedad y fuertes apegos emocionales. Esto hace que sus padres, en consecuencia, estén constantemente agotados, física, mental y emocionalmente. Los trastornos del sueño pueden afectar tanto adultos como a niños y si vemos las estadísticas de afectación del sueño en los niños en general, las crisis de insomnio afectan al 70% de niños dentro del TEA,  mientras que sólo al 20% de niños neurotípicos. Este tema es debe manejarse con prioridad ya que recordemos que el sueño es crucial en la infancia, y los trastornos del sueño pueden causar dificultad para concentrarse, cambios de humor y conducta, malestar general, migraña, alta sensibilidad emocional, aumento de ansiedad y otras consecuencias más complejas como son los problemas de neurodesarrollo, aumento de convulsiones y epilepsia, daño al sistema inmune provocando que el niño sea más propenso a infecciones, impulsividad, disminución de los reflejos pudiendo causar accidentes, entre otras cosas.

Hace poco vi a un pediatra especializado en TEA hablar en un video sobre los tipos de trastornos del sueño que nuestros niños con autismo pueden presentar, explicaba que a pesar de que existen varios tipos de trastornos del sueño, el más común en nuestros peques por su condición de Autismo es el Insomnio, que las crisis de insomnio se dividen en tres tipos principales y que deben abordarse de manera diferente cada una. A continuación te explico de qué se trata cada una:

Le cuesta dormirse

Estos niños por lo general presentan resistencia a la hora de dormir o falta de sueño, lo cual puede llevar como consecuencia que el niño logre alcanzar el sueño a altas horas de la noche y en consecuencia le cueste mucho levantarse temprano al día siguiente.

Este tipo de insomnio puede ser conductual o por mala higiene del sueño. Al hablar del lado conductual, se refiere a la incapacidad del niño para conciliar el sueño si está solo, presentando resistencia y ansiedad a la hora de ir a la cama, busca ayuda para dormirse y no puede dormir si está solo.

Al hablar de la mala higiene del sueño se refiere a actividades que se realizan durante el día y que mantienen el cerebro del niño activo por la noche tal como puede ser el uso de pantallas, sobre todo a en la noche antes de dormir, el exceso de actividad física que, aunque muchas personas piensan que mientras más actividad física realiza el niño se cansa más y descansa mejor, puede repercutir en estrés y hacer el efecto contrario, o, consumo de chocolates, cafeína o alimentos que lo mantengan alerta.

Este tipo de insomnio puede regularse de manera notoria realizando una buena higiene del sueño, cambiando hábitos y rutinas antes de dormir. En el caso del insomnio conductual, deben evaluarse las situaciones que están llevando al niño a aumentar su ansiedad, evaluar si existen cambios en su rutina, alguna alteración de su vida diaria, algún problema emocional que pueda estar pasando él o alguien de su entorno y también es recomendable consultar con su psicólogo para que evalúe el caso y pueda hacer recomendaciones sobre cómo abordar su conducta adecuadamente.

Se levanta en la madrugada frecuentemente

Estos niños son los presentan intervalos de insomnio durante la noche, es decir, se pueden dormir a su hora habitual de sueño sin ningún problema, pero durante la noche se despiertan varias veces y se vuelven a dormir. Por lo general tienen un sueño inquieto y no logran llegar al sueño profundo lo cual les imposibilita un descanso adecuado causando irritabilidad, somnolencia y falta de atención en sus actividades diurnas.

Este tipo de insomnio  también puede ser conductual debido a crisis de ansiedad o basado en el “síndrome de piernas inquietas”, una sensación de hormigueo en las piernas.

Este síndrome se caracteriza por la necesidad urgente y de manera involuntaria de mover las piernas en situaciones de reposo, incluyendo el intervalo del sueño, es decir, el niño aunque esté dormido es inquieto, está constantemente dando vueltas en la cama y moviendo sus piernas, como si no consiguiera una postura cómoda para dormir. Éste es un trastorno del que se desconocen las causas aunque se sospecha de predisposición familiar, lo preocupante del caso es que tiene un gran impacto en la calidad de vida del niño y puede provocarle cansancio durante el día además de no permitir un correcto neurodesarrollo.

El abordaje de este tipo de insomnio por lo general requiere suplementos o fármacos dependiendo de cada caso individual y BAJO SUPERVISIÓN MÉDICA. Hasta ahora el único suplemento natural recomendado es la melatonina, sin embargo no funciona en todos los casos y en cuánto a fármacos, no existe uno fabricado exactamente para regular el sueño, por lo general utilizan otros medicamentos que, como consecuencia o efecto secundario, causan sueño, es por esto la importancia de que el médico evalúe al niño y según su caso personal le indique el fármaco que lo pueda ayudar a dormir sin causar afectar otras cosas.

También es primordial ofrecer a estos niños apoyo cuando están en la escuela, ya que muchos de ellos empeoran por la obligación de estar sentados en clase, sin moverse, es importante permitirles espacios de movimiento.

Hay que observar bien las causas de los despertares nocturnos del niño o las “cosas raras” que hace, porque si bien puede tratarse del “síndrome de piernas inquietas”, también pueden ser sonambulismo, pesadillas o terrores nocturnos y en algunos casos hay que descartar casos de apnea-hipopnea obstructiva.

Duerme toda la noche pero se levanta muy temprano

Estos niños son los presentan períodos de sueño de corta duración, es decir, duermen por intervalos de horas diurnas y nocturnas. Estos niños pueden acostarse sin ningún problema a su hora habitual, pongamos de ejemplo 9 pm y levantarse a las 4 am o 5 am sin ningún problema, cuando deberían dormir al menos hasta las 6 am, se levantan queriendo comenzar el día con desayuno y su rutina habitual de las mañanas. Pueden o no necesitar una siesta en la tarde, no se da en todos los casos. Pero aún cuando le impidas hacer la siesta de la tarde para que duerma corrido por la noche, no logra hacerlo.

El abordaje de este tipo de insomnio es el más complicado, ya que por lo general, el niño “se siente descansado”, aunque igual que en los casos anteriores, no rinde adecuadamente en sus labores diurnas, presenta falta de atención y en algunos casos, cambios de conducta. Es posible que también requiera suplementos o fármacos dependiendo de cada caso individual y BAJO SUPERVISIÓN MÉDICA.

Si quieres saber más sobre la melatonina y su uso te recomiendo ver este video donde te explico a detalle qué es, cómo se utiliza y nuestra experiencia utilizándola en las crisis de insomnio de Juan Andrés.

 

Comentarios